HAZ CLICK EN LA IMAGEN PARA VER A TAMAÑO COMPLETO

Hemos venido analizando la anatomía de la irrealidad y llegamos al punto de poner en práctica lo aprendido en cosas mayores. Mi propósito el día de hoy es enseñarte la forma más poderosa de lograr milagros, de activar la magia, de poner en hechos lo aprendido previamente.

Primero analicemos qué es un milagro en sí, esto lo aprendí del curso en milagros. No existen milagros menores y mayores. Todos son iguales. Nos hemos vuelto tan materialistas que no vemos los que suceden todo el tiempo a nuestro alrededor. Nuestro corazón late, nuestro cuerpo vive, alguien nos ama, el sol sale cada día, vivimos en un planeta redondo, el cielo es azul, etc. Todas las cosas de la existencia son milagros. Reconocer que las cosas lo son nos da la posibilidad de reconocer que si tantos están sucediendo a nuestro alrededor, uno más no será difícil de causar.

Los milagros no se hacen, se causan. Todo el sistema vital, toda la existencia, el universo, responde a la ley del karma, la causa y el efecto. A nivel interior, toda intención, tiene una reacción.  Los ingredientes correctos y boom, milagro a la carte.

 

HAZ CLICK EN LA IMAGEN PARA VER A TAMAÑO COMPLETO

Muchas veces tenemos que trabajar en la comprensión del procedimiento milagroso, pues los detenemos que sucedan. Como hablábamos antes, la fe es la seguridad de lo que se espera y esa misma fe, a veces se interpone entre el hecho mágico y nosotros, pues está muy segura de que no podrá suceder. El temor a caer de baboso o incluso, el más poderoso, el temor a que las cosas sean mágicas, nos detiene de crear maravillas. Para muchos el que el mundo fuera una ilusión significaría darse cuenta de que son nada y eso sería una crisis del ego, no están listos aun y para otros, es más fácil seguir viendo lo mismo, pues ya están rendidos y no encuentran la salida de la inercia material.

Recordemos esto de nuevo, ningún milagro es mayor que los otros y todos, todos, honran a la creación. Cualquiera puede causar uno, no se necesitan unciones especiales, certificaciones de la iglesia “X”, cash, bautizos o experiencias cerca de la muerte. Si quieres verlo así, es un don natural que todo ser volitivo tiene. Un regalo de la creación.

Los milagros honran a la creación misma y no al causante, porque al final, la creación creo al causante y como tal siempre tendrá el mérito. Esto es muy liberador para los que tengan miedo de sufrir de “Síndrome de Hombre Milagroso”. Ten seguro de que nadie amanecerá en una fila frente a tu casa demandando que levantes a Lázaro los martes y los jueves 2 x 1. Nadie tiene porque saber que se causó un milagro y así es como sucede casi siempre, son discretos y silenciosos.

 

HAZ CLICK EN LA IMAGEN PARA VER A TAMAÑO COMPLETO

Voy a tratar de enseñarte un método milagroso de fácil manejo en este capítulo para que en las próximas partes podamos discutir detalles más técnicos a profundidad. No importa si las cosas que pasarán sean grandes o pequeñas, lo que importa es que estés despierto a ver los resultados. También es importante que no los estés esperando, pues eso los ahuyenta. Ellos pasan solitos y cuando menos se les espera, más bien, entre menos se les espera, más pasan. No puedes forzarlo a pasar, debes aprender a tener paciencia, los milagros urgentes no pasan casi nunca, ya te explicaré porque, pero no desesperes, que aquello que ya se vuelve común, llega un momento en que pasa siempre.

La manera más sencilla de arrancar el proceso milagroso en tu vida consiste en seguir el truco de Jesús. (No salgas corriendo, no pediré diezmo) este está muy claramente explicado, pero como solo usó un par de líneas no lo cachamos.

Te vas a dedicar por un par de semanas a amar a la creación con toda tu fuerza, con toda tu alma, con toda tu voluntad y terminarás amando hasta el prójimo. No es al revés, no es amando al prójimo que amarás a la creación. Eso, es un efecto natural de amar al creador. No te me pongas religioso, no hace falta, al revés, quizá hasta arruine el proceso, solo ama.

HAZ CLICK EN LA IMAGEN PARA VER A TAMAÑO COMPLETO

No se trata de nada poético, es que el amor regresa a ti por siete y te da mucha más energía para causar milagros. El amor es energía, la más poderosa de todas. Así es como depositas puntos en la karmamatic. Ahora bien, debe ser un proceso desinteresado y también más adelante te explicaré porque.

Por quince días, vas a ver a todos los rostros de tu mundo con un amor especial, comprendiendo que todos son Dios y no lo saben, pero aun así, les amaras con la mirada y con tus actos. Si logras esto, no dudes que verás magia pasar en tu vida y los milagros empezarán a suceder aunque sea en cosas pequeñas.

Después te explico cómo es que esto funciona, pero tu confía en mí y trata en lo más posible de seguir mis instrucciones.

Recuerda:

“La alegría no es el camino a los milagros, es el milagro mismo.”

Saludos,

Ben.

 

Advertisements