HAGA CLICK EN LA IMAGEN PARA VERLA EN ALTA RESOLUCION

Es mi objetivo el día de hoy llevarte a re conocer un nuevo modelo de la realidad, un nuevo modelo de la percepción y un nuevo modelo del universo. Algunas personas me han escrito y me dicen que debiera escribir solo líneas, pues escribo demasiado y que además lo hago muy complicado. Me pregunto a veces ¿Qué pasó con aquellos días en que leíamos libros? ¿Cómo le estará yendo a esa industria de la impresión en días de lectores de frases?

Aun así, escribo lo más corto y sencillo que puedo y por lo mismo, algunos sienten que me los llevo en viaje de avión caza, demasiado rápido. Hoy quiero escribir un poco más despacio y un poco más largo pues trataré de expandir lo que platicamos en la última entrada. Hoy develaremos el “Matrix” y dejaremos ver su código, lo más condensado posible y de la manera más sencilla que encuentro.

Quiero proporcionarte el conocimiento necesario para que puedas hacer cambios en tu realidad. Esto no significa que hagas cosas en contra de Dios o del destino. Ha habido personas que me escriben y que si pudieran verme en persona supongo me agarrarían a bibliazos.  De ninguna forma pretendo ir en contra de Dios, eso no se puede en un universo donde La Deidad es omnipresente, omnipotente y omnisciente. Tampoco podemos ir en contra de un destino que no está escrito y que aun cuando no hagamos nada, estamos escribiendo de todas formas con nuestra voluntad y nuestros actos. Recuerda esto siempre que el miedo te invada: “Dios no tiene opuestos”

A menudo las cosas están escondidas precisamente allí donde todos las miran, la realidad no es la excepción. Es tan irreal que ya hemos llegado a aceptarla como verdadera y no vemos su estructura de ninguna forma; como si estuviéramos en el cine y se nos hubiera olvidado que la cosa era una película; como ver la computadora y olvidar que las cosas no pasan en la pantalla sino que más adentro en el procesador. No obstante, es una ilusión, no quiere decir que no esté pasando, pero no es del todo como parece.

Cuando estamos en el cine con sistema de sonido envolvente y vemos una película, pareciera a veces que las cosas están pasando a nuestro alrededor, hay momentos en que nos convencen de ello, pero es un efecto de sonido. Sabemos que no es verdad, está pasando, pero no es más que una ilusión de los sentidos. La realidad, es algo así, está pasando, sucede, pero es una ilusión.

HAGA CLICK EN LA IMAGEN PARA VERLA  EN ALTA RESOLUCION

Si hubieras nacido en el cine y nunca hubieras salido de allí, la realidad sería nada más un cuento que te cuentan y que hay que creer como “dogma de fe” y no creerías casi que la película es un truco óptico y auditivo.

No te asustes, no quiere decir que el mundo que conoces no está allí, solo que quizá al verlo con los ojos del entendimiento sea más basto e interesante de lo que pareciera. Saber cómo deberían ser las cosas quizá sea conocer el código de la vida y ver lo que los demás no pueden ver; conocer botones y palancas que no están a la vista de todos, dirigir tu vida conscientemente.

Empecemos por aceptar que lo que conocemos como mundo es una mezcla de lo que percibimos con los sentidos y la interpretación emocional e intelectual que le hemos dado a esta experiencia. Las cosas no son solo las cosas, son también lo que significan para nosotros. Un par de tazas tiradas en el desierto del Sahara para un alienígena del siglo 23 quizá sean los aretes que los Mayas usaban en sus rituales religiosos, mientras que para nosotros significan las miles de veces que hemos tomado café con ellos, los muchos que quebramos, el que nos cortó el labio, el aroma a chocolate, etc. En sí, para nosotros, significan beber con ellos. Las cosas en realidad no tienen ningún significado, nosotros les hemos dado el que tienen y el que tienen para ti, no es el mismo que para mí. De hecho, ambos le llamamos verde al verde, pero quizá parezca café para uno de los dos y por eso uno de nosotros posea lo que el otro llame “Mal gusto”

A esta altura del camino has de pensar que te llevo hacia “ninguna parte” y he de decirte que tienes razón. Ese es mi cometido, pretendo llevarte a ninguna parte, pretendo enseñarte que ese “alguna parte” en que crees vivir en realidad no es tan sólido como parece. Es seguro que en algún momento del camino te sentirás agredido, creerás que te estoy diciendo que no existes y que eres nada; que todo lo que has creído ser no es real, te irrites y te sientas tonto. Si estás apegado a tus bienes materiales te asustarás aun más.  Quizá hasta salgas corriendo del miedo a meterte en una iglesia, dispuesto a creer a ciegas lo que el pastor más excéntrico del mundo te ordene con tal de no enfrentar al cambio. Debo pedirte que no te asustes, si bien Santa Claus no existe, la navidad seguirá siendo divertida. Este temor que a veces nos invade cuando se nos hablan de estas cosas es nuestro EGO, la “identidad conceptual” que se asusta creyendo que “dejará de ser”. Esto es imposible, no dejarás de ser nunca, solo te modificarás y si entiendes bien lo que te comparto lo harás consciente y divertidamente. Debes saber que en tu corazón reside la voluntad divina, la chispa de vida, si te despejas del miedo que impide su manifestación, será más fácil agradar al creador.

HAGA CLICK EN LA IMAGEN PARA VERLA EN ALTA RESOLUCION

Bien, vamos a hablar de lo que es irreal primero, pues será más fácil para ti sacar las conclusiones luego. Empecemos por cosas muy sencillas e irás viendo a lo que me refiero. Si te entra “el freack” no salgas corriendo, solo sigue leyendo y trata de usar el sentido del humor.

1.      Hasta este momento de en tu vida jamás has visto nada con los ojos, lo has visto con tu cerebro que interpreta lo que lo ojos capturan. Ahora bien, si nunca has visto con los ojos, ¿Quién te dice que los ojos que ves en el espejo en realidad existen y no son una creación de tu cerebro?

2.      No existe una manera de que puedas verte desde el exterior y con ello comprobar que el mundo está allí afuera de tu cerebro. Me dirás que como no, si lo puedes tocar.

3.      Jamás has tocado algo con tus manos, lo has hecho con tu cerebro y las manos que ves que tocan, también las ves con él, por lo cual vuelvo a lo mismo. No tienes manera de saber que son reales y no tienes forma de probar que están allí en realidad. Me dirás, pero los demás están allí para comprobarlo y te diré: ¿Los demás que miras con tus ojos y que tocas con tus manos cerebrales?

4.      Miras y tocas con un cerebro que percibes con tus sentidos cerebrales, que tampoco puedes probar que está allí. Entonces, ¿Cómo sabes que tienes un cerebro y un cuerpo, que no es todo algo que ves con tu mente?

5.      Tu mente es la única cosa que pareces tener en realidad y que si no está en un cuerpo, no está en ninguna parte más que en ti.

6.      Cuando viajas, viajas en tu mente. Cuando lees, lees en tu mente, cuando vives, vives en tu mente y si mueres, ¿Dónde mueres?

7.      O sea que tu mente está en ti o ¿Estás tú en tu mente? ¿Dónde estás?

 

Estoy seguro que más de alguna voz por allí dirá que hay otras formas de ver las cosas, que quizá esto que digo es solo un ángulo, una forma de pensar y entonces contestaré: “Exactamente” Es solo una forma de pensar.

Esta entrada tiene una tercera parte, no puedo, ni debo extenderme más el día de hoy. Es seguro que te dejo con muchas preguntas y es esa mi intención:

 

“Mejores preguntas llaman por mejores respuestas”


Seguimos en unos días.

Saludos,

Ben

 

P.D. Mira lo que dijo Cristo:

Juan 14:20

“En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros.” Reina Valera (1909)

 

HAGA CLICK EN LA IMAGEN PARA VER EN ATA RESOLUCION

 

Advertisements