HAGA CLICK EN LA IMAGEN PARA VERLA EN ALTA RESOLUCION

De niño, yo creía que todo era posible, que este mundo no tenía que ser como es. Así lo fue hasta que crecí y aprendí a verlo como “los grandes”.


“Fe es la seguridad que proviene de saber cómo deberían ser las cosas. Así trascendieron nuestros ancestros la Ilusión. Tomando en cuenta que el mundo no estaba allí cuando Dios dijo: Hágase el mundo” (Hebreos 11:1). Die Bibel Altes und N eus Testament Lechner Eurobooks (Switzerland) SA.  1994

 

Si, sé que suena un poco diferente de la versión que hemos leído hasta la fecha, esto es porque proviene de una traducción literal de una Biblia alemana. Según entiendo, la Biblia Alemana no pasó por el latín, fue traducida directo del arameo y el Rey Jaime no pudo llamar a la primera dama y hacer cambios solidarios en el texto. Si bien, son el mismo párrafo, no comunican lo mismo, pues en la versión latina dice: “Ahora bien, la fe es la seguridad de lo que se espera y la evidencia de lo que no se ve”.

La evidencia de lo que no se ve es igual a la seguridad de “cómo deberían” ser las cosas y la trascendencia de la ilusión es igual a la seguridad de lo que se espera. Lo que sucede es que el empaque de esta verdad si hace una gran diferencia en su comprensión, pues la fe y la esperanza no son sinónimas.

Pareciera ser que el gran secreto de todo el asunto está en saber cómo “deberían” ser las cosas.

Pareciera que Jesucristo sabía eso al caminar sobre el agua o al levantar a los muertos. Pareciera también que Rasputín y otros hombres no tan santos también conocían esta realidad que se oculta a los ojos de los que no vemos más allá de lo que creemos.

Escuché a un pastor por allí decir que la fe es un don, que no es en sí un acto y leí por allí en un diccionario en un don, “es lo que se da de sí”. Seguramente esa habilidad si viene de lo más alto del espíritu y a la vez, es algo que se da de lo más interno del corazón. Aun así, no es un asunto de tirarse al periférico y pensar que no te arrollaran los carros, eso no es fe, es estupidez. Supongo que hasta la fe requiere de práctica y dominio. Si leemos bien, es un asunto de en realidad saber “cómo deberían” ser las cosas y aferrarse a esa seguridad. De ver un mundo que no está visible para todos, de ver el código de la matriz, de estar consciente de algo oculto y de tener ojos para ver.

 

 

HAGA CLICK EN LA IMAGEN PARA VERLA EN ALTA RESOLUCION

 

 

“Los milagros son la consecuencia de actos internos conducidos hacia el exterior.”


El mundo no estaba allí cuando Dios dijo “hágase el mundo”, seguro los billetes no estaban allí cuando abriste tu billetera y las oportunidades tampoco, pero el simple saber “cómo deberían” ser las cosas las hizo posibles.

 

“La vida puede cambiar en un instante, aun cuando no parezca posible si le damos la oportunidad al suceso.”


Es como ir en bicicleta a punto de caer, hay un milisegundo donde unos ya no ven salida y otros logran hacer un cambio, eso, esa seguridad, eso es fe.

El mundo en realidad es una ilusión, una ilusión cargada de tanta fe, de mala fe, que cuesta un gran esfuerzo salir de la inercia de cómo van ya las cosas, pero es seguro, que cuando seamos más los que estemos conscientes de su sutilidad, será más fácil cambiarlo. Lo que si puedo decirte, es que la única forma de poder tener la magia de la fe en nuestras manos, es empezar por reconocer que quizá, no todo es como creemos y eso nos abra los ojos a saber “cómo deberían” ser las cosas en realidad.

Tal vez Matrix no sea tan fantasiosa como creímos y quizá en realidad las promesas de nuestros ancestros sean ciertas. Los milagros quizá no sean más difíciles de hacer que respirar, solo se requiere de un cambio en nuestro sistema de creencias y abrir los ojos a una realidad nueva.

Hay mucho que hablar sobre esto y un solo capítulo no bastará. Una mente programada a ver el mundo de una forma es más difícil de cambiar que el mismo mundo.

A veces me pregunto si la delincuencia es tan peligrosa como parece o más bien, es peligrosa por lo mucho que creemos en ella, por la fe que le tenemos.

 

 

¿Alguna vez has soñado que despiertas y en realidad sigues soñando?

 

¿Qué pasaría si esta realidad fuera una capa más en el sueño y aún faltara un despertar?

Te dejo pensando.

Ben.

 

HAGA CLICK EN LA IMAGEN PARA VERLA EN ALTA RESOLUCION

Advertisements